Tiempo de lectura: 8 minutos

Llave o candado, según cómo se mire…

Hoy en la sección de tips y guías vamos a hablar de DNS. Seguramente el término DNS no te resulte familiar, a lo mucho, quizá te hayas encontrado alguna vez con él en los mensajes de error que Windows te muestra cuando tienes problemas con tu conexión a internet.

¿Me equivoco?

Hoy vamos a tratar de dejar un poco más claro el concepto de DNS y te explicaremos como cambiar los servidores DNS en Windows y qué ventajas podría aportarte. Este proceso es válido para todas las versiones de Windows.

¿Qué significan las siglas DNS?

Cuando en informática y comunicaciones mencionamos el término DNS, realmente queremos decir Domain Name Service, que en castellano se conoce como Servicio de Nombres de Dominio.

Puede que sigas en las mismas, pero DNS es más importante y necesario de lo que puedes creer. De hecho, sin este servicio internet no sería tal como es y probablemente nadie lo usaría.

Para acceder a internet, lo que hacemos es teclear el nombre de la dirección a la que queremos entrar, por ejemplo:

www.google.com

Bueno, este hecho tan simple es posible gracias a DNS, de lo contrario tendríamos que poner:

172.217.17.4

No es lo mismo. ¿Verdad?

DNS se encarga, (como su nombre indica) de traducir las direcciones IP de los servidores web a los cuales queremos acceder, por nombres comprensibles y fáciles de recordar por todos nosotros. Aunque su uso se extiende también para la identificación de los servidores de correo electrónico asociados a un dominio en concreto.

Es por esto que tenemos:

www.gmail.com > que es el dominio asociado al servicio web de google mail.

usuario@gmail.com > que es el dominio asociado a los servidores de correo electrónico de google mail.

DNS es un protocolo, pero también un servicio, por lo tanto, se ejecuta en servidores. Estos servidores guardan información en bases de datos, es lo que comunmente conocemos como registros DNS.

La información que se guarda normalmente, es la correspondiente entre el nombre del dominio y la dirección IP a la que apunta dicho dominio.

A modo de curiosidad, aquí tenemos una lista de los registros más comunes que puede manejar un servidor DNS:

  • A = Dirección (address). Este registro se usa para traducir nombres de servidores de alojamiento a direcciones IPv4.
  • AAAA = Dirección (address). Este registro se usa en IPv6 para traducir nombres de hosts a direcciones IPv6.
  • CNAME = Nombre canónico (canonical Name). Se usa para crear nombres de servidores de alojamiento adicionales, o alias, para los servidores de alojamiento de un dominio. Es usado cuando se están corriendo múltiples servicios (como FTP y servidor web) en un servidor con una sola dirección IP. Cada servicio tiene su propia entrada de DNS (como ftp.ejemplo.com. y www.ejemplo.com.). Esto también es usado cuando corres múltiples servidores HTTP, con diferentes nombres, sobre el mismo host. Se escribe primero el alias y luego el nombre real. Ej. Ejemplo1 IN CNAME ejemplo2
  • NS = Servidor de nombres (name server). Define la asociación que existe entre un nombre de dominio y los servidores de nombres que almacenan la información de dicho dominio. Cada dominio se puede asociar a una cantidad cualquiera de servidores de nombres.
  • MX = Intercambio de correo (mail exchange). Asocia un nombre de dominio a una lista de servidores de intercambio de correo para ese dominio. Tiene un balanceo de carga y prioridad para el uso de uno o más servicios de correo.
  • PTR = Indicador (pointer). También conocido como ‘registro inverso’, funciona a la inversa del registro A, traduciendo IPs en nombres de dominio. Se usa en el archivo de configuración de la zona DNS inversa.
  • SOA = Autoridad de la zona (start of authority). Proporciona información sobre el servidor DNS primario de la zona.
  • SRV = Service record (SRV record).
  • ANY = Toda la información de todos los tipos que exista. (No es un tipo de registro, sino un tipo de consulta)

Fuente: wikipedia

¿Cómo funciona DNS?

El funcionamiento de DNS es simple y se basa en “preguntas y respuestas”. Cuando tú como usuario quieres entrar al sitio web www.google.com, internamente se está haciendo una consulta (pregunta) a la caché DNS local de Windows.

Si ya habías visitado el sitio web anteriormente, tu navegador ya sabe que la dirección IP 172.217.17.4 corresponde con www.google.com, mostrando en pocos segundos el sitio web www.google.com (respuesta).

Si por el contrario, nunca habías visitado el sitio web, no va a encontrarse ningún registro asociado a la dirección que le has proporcionado al navegador. Entonces no puede responderte porque no sabe, acto seguido le pregunta al servidor DNS más cercano, que típicamente y de forma automática es el DNS de tu compañía de internet.

Lo consulta en sus registros y encuentra la correspondencia entre tu petición y la dirección IP asociada, devolviéndote como resultado el sitio web al que deseas acceder. Una vez que esto sucede, ese registro se queda almacenado en la caché DNS local para evitar tener que preguntar de nuevo al servidor DNS, haciendo así que la página o sitio cargue más rápido que en un principio.

Si el DNS de tu compañía de internet no tiene ese registro, se lo pregunta a un servidor DNS de mayor nivel y así sucesivamente hasta que se encuentra el resultado y te ofrecen la respuesta.

Como ves simplemente se trata de un intercambio de información entre equipos que cotejan información en bases de datos. Lo verás más claro en la infografía que verás abajo.

Fuente: hostinet

¿Y esto de qué me sirve?

Puede que te estés preguntando esto, además de para enriquecer tu conocimiento sobre el mundo que te rodea, dependiendo de las circunstancias puede ser útil o necesario.

Como ya he dicho anteriormente, DNS se basa en consultas a una base de datos que contiene nombres de dominio y direcciones IP asociadas. Si tiene que preguntar muchas veces hasta que encuentra la respuesta, logicamente, ésta tardará más en llegar, en consecuencia tienes un internet “más lento”.

Puedes cambiar los DNS a los que tu PC pregunta para así agilizar el proceso. Si cambias los DNS de tu proveedor de servicios por unos DNS con mayor número de registros, las consultas siempre van a obtener respuesta a la primera, haciendo así que las páginas carguen más rápido.

Si vives en un país del “primer mundo” y tienes una velocidad de internet aceptable, prácticamente no notarás el cambio. Si este es tu caso, puedes querer darle otro uso además de beneficiarte de cargas más rápidas y éste es el de bloqueo de páginas web.

Si eres padre y quieres limitar el acceso que tiene tu hijo a internet, puedes cambiar los DNS de su PC por los de OpenDNS, que posee un filtro que impide el acceso a páginas pornográficas y violentas.

Si no tienes la suerte de tener un internet rápido (como en la mayor parte de latinoamérica, lamentablemente), un cambio de DNS puede suponer un gran beneficio a la hora de agilizar tu conexión a internet.

También es posible que por razones desconocidas no puedas ver páginas web de noticias o diarios en tu país, mientras que familiares y amigos que están en el extranjero sí pueden. Esto se debe a que tu proveedor de servicios bloquea dichas páginas en sus registros DNS, de tal manera éste nunca le responde a tu PC, haciendo que la página no cargue nunca.

Para subsanar esto, lo único que tienes que hacer es cambiar los DNS a los que tu equipo pregunta por otros y asunto solucionado.

Sea cual sea la situación en la que estés, siempre puede resultarte útil un cambio de DNS, para hacer que tu internet respire aire nuevo. A continuación te voy a explicar cómo cambiar los DNS en sistemas operativos Windows.

Cambiar DNS en Windows

Para cambiar los DNS en Windows, lo único que tienes que hacer es irte al Centro de redes y recursos compartidos (si tienes Windows Vista/7/8/8.1/10) o irte a las Conexiones de red en Windows XP.

Windows XP

Inicio > Configuración > Panel de Control > Conexiones de red

Acto seguido, se nos abrirá la ventana con las conexiones de red disponibles. Solamente tenemos que seleccionar y pulsar botón derecho sobre la conexión que usamos para salir a internet. Suele ser “Ethernet” si es por cable o “Conexión inalámbrica” si es por WiFi.

Tras esto se nos abrirá una ventana, donde tenemos que seleccionar donde dice “Protocolo de Internet (TCP/IP)”.

Una vez hecho esto damos click en “Propiedades” y se nos abrirá la siguiente ventana.

Solo debemos activar la segunda casilla que dice “Usar las siguientes direcciones de servidor DNS” y poner las DNS que queramos usar. Aconsejo utilizar las de CloudFlare o las de Google que son muy rápidas y están activas el 99% de las veces.

CloudFlare DNS: 1.1.1.1

Google DNS: 8.8.8.8 preferido 4.4.4.4 alternativo

Solamente nos queda pulsar en “Aceptar” en todo hasta que volvamos a la ventana de las conexiones de red. Quizá debas reiniciar para aplicar los cambios, aunque no suele ser necesario.

Windows Vista/7


Para ello, en primer lugar te vas a Inicio > Panel de Control > Redes e Internet > Centro de redes y recursos compartidos.

Seguidamente nos vamos a la columna de la izquierda y pulsamos en “Cambiar configuración del adaptador”

Acto seguido, se nos abrirá la ventana con las conexiones de red disponibles. Solamente tenemos que seleccionar y pulsar botón derecho sobre la conexión que usamos para salir a internet. Suele ser “Ethernet” si es por cable o “Conexión inalámbrica” si es por WiFi.

Tras esto se nos abrirá una ventana, donde tenemos que seleccionar donde dice “Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4)”.

Una vez hecho esto damos click en “Propiedades” y se nos abrirá la siguiente ventana.

Solo debemos activar la segunda casilla que dice “Usar las siguientes direcciones de servidor DNS” y poner las DNS que queramos usar. Aconsejo utilizar las de CloudFlare o las de Google que son muy rápidas y están activas el 99% de las veces.

CloudFlare DNS: 1.1.1.1

Google DNS: 8.8.8.8 preferido 4.4.4.4 alternativo

Solamente nos queda pulsar en “Aceptar” en todo hasta que volvamos a la ventana de las conexiones de red. Quizá debas reiniciar para aplicar los cambios, aunque no suele ser necesario.

Windows 8/8.1

Pulsa la tecla de Windows + C en tu teclado para abrir la pestaña de la configuración de la barra lateral de Windows 8/8.1 > Haz click en configuración y seguidamente en Panel de Control > Redes e Internet > Centro de redes y recursos compartidos.

Seguidamente nos vamos a la columna de la izquierda y pulsamos en “Cambiar configuración del adaptador”

Acto seguido, se nos abrirá la ventana con las conexiones de red disponibles. Solamente tenemos que seleccionar y pulsar botón derecho sobre la conexión que usamos para salir a internet. Suele ser “Ethernet” si es por cable o “Conexión inalámbrica” si es por WiFi.

Tras esto se nos abrirá una ventana, donde tenemos que seleccionar donde dice “Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4)”.

Una vez hecho esto damos click en “Propiedades” y se nos abrirá la siguiente ventana.

Solo debemos activar la segunda casilla que dice “Usar las siguientes direcciones de servidor DNS” y poner las DNS que queramos usar. Aconsejo utilizar las de CloudFlare o las de Google que son muy rápidas y están activas el 99% de las veces.

CloudFlare DNS: 1.1.1.1

Google DNS: 8.8.8.8 preferido 4.4.4.4 alternativo

Solamente nos queda pulsar en “Aceptar” en todo hasta que volvamos a la ventana de las conexiones de red. Quizá debas reiniciar para aplicar los cambios, aunque no suele ser necesario.

Windows 10

Inicio > escribe: “Panel de Control” (sin comillas) cuando teclees la primera letra comenzarán aparecer resultados. > Haz click en Panel de Control > Redes e Internet > Centro de redes y recursos compartidos.

Seguidamente nos vamos a la columna de la izquierda y pulsamos en “Cambiar configuración del adaptador”

Acto seguido, se nos abrirá la ventana con las conexiones de red disponibles. Solamente tenemos que seleccionar y pulsar botón derecho sobre la conexión que usamos para salir a internet. Suele ser “Ethernet” si es por cable o “Conexión inalámbrica” si es por WiFi.

Tras esto se nos abrirá una ventana, donde tenemos que seleccionar donde dice “Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4)”.

Una vez hecho esto damos click en “Propiedades” y se nos abrirá la siguiente ventana.

Solo debemos activar la segunda casilla que dice “Usar las siguientes direcciones de servidor DNS” y poner las DNS que queramos usar. Aconsejo utilizar las de CloudFlare o las de Google que son muy rápidas y están activas el 99% de las veces.

CloudFlare DNS: 1.1.1.1

Google DNS: 8.8.8.8 preferido 4.4.4.4 alternativo

Solamente nos queda pulsar en “Aceptar” en todo hasta que volvamos a la ventana de las conexiones de red. Quizá debas reiniciar para aplicar los cambios, aunque no suele ser necesario.

Conclusión

Como ves, cambiar los DNS no es nada dificil. Sea cual sea tu situación puedes beneficiarte de un cambio de DNS, bien sea que necesites restringir la navegación web de menores, quieras acceder a webs bloqueadas por tu ISP o simplemente quieres beneficiarte de una carga más rápida de sitios webs.

Como última recomendación, decirte que puedes poner cualquier DNS que esté disponible para su uso libre, pero has de fijarte que estos sean rápidos y estén “up” prácticamente todo el tiempo.

¿Te has sentido identificado en alguno de los casos aquí propuestos? Si es así puedes dejarmelo en los comentarios.

Espero que esta información te haya sido de utilidad.



Jonathan

Mi nombre es Jonathan, soy el desarrollador, administrador y redactor principal de este sitio web. Te doy la bienvenida al blog de gibytec.com. Espero aportar mi granito de arena a esta gran comunidad tecnológica de la que todos somos parte. Técnico Superior en Administración de Sistemas Informáticos en Red.
Comparte esto:

Centro de preferencias de privacidad

Necesario

Son cookies necesarias para el funcionamiento de la web. Sin ellas no podrías visualizar la web correctamente.

_wpss_h_,_wpss_P_,JCS_INENREF,JCS_INENTIM,PHPSESSID

Aviso

Son cookies propias de la web, concretamente de la tienda online. Se utilizan para ofrecerte los productos que has buscado recientemente, además de utilizarse en el proceso de compra. Sin ellas no podrías comprar en la web.

woocommerce_recently_viewed, woocommerce_cart_hash,woocommerce_items_in_cart,woocommerce_recently_viewed,wp_woocommerce_session_

Terceros

Utilizamos cookies de terceros, para garantizar una mejor experiencia de usuario en este sitio web. Para que puedas compartir artículos en tus redes sociales por ejemplo.

__cfduid,uvc,GPS,PREF,VISITOR_INFO1_,YSC,_ga,_gid
GPS,PREF,VISITOR_INFO1_,YSC
__cfduid,uvc

Other