Aquí algunos consejos

 

Seguro que te habrás preguntado esto más de una vez. Una de las posibles respuestas a esta cuestión quizá sea el más barato, otra puede ser el más “bonito”, “elegante”….  Lo que se traduce simplemente como el que más guste. En definitiva, hay una larga lista de respuestas y todas están directamente relacionadas con el presupuesto que tengamos para ello.

Si tenemos un presupuesto amplio y podemos permitirnos cualquier terminal actual, quizá elegiremos el que más nos guste.

Si por el contrario nuestro presupuesto es más ajustado, nos decantaremos muy probablemente por el más barato que cumpla con las expectativas que tenemos en mente.

Ahí viene la verdadera cuestión. En el mercado actual, existe muchísima diversidad de smartphones. Hay muchas empresas de renombre que ofrecen estos productos. Además, por si fuera poco con esto, ahora se unen a la competencia los fabricantes chinos.

Viendo todos los productos que hay en el mercado y además aparentemente tan iguales. Es lógico que más de uno tenga dudas al comprar un móvil. Debemos tener en cuenta que estos aparatos no son precisamente baratos y mientras más duren con nosotros mejor para nuestro bolsillo.

Aquí te voy a dar algunos consejos importantes para que no nos equivoquemos al elegir nuestro teléfono.

 

¡Vamos a ello!

 

Sistema Operativo

 

Lo primero de lo que voy a hablar aquí es del sistema operativo de nuestro futuro smartphone. Hablo de esto en primer lugar porque sin duda puede reducir mucho nuestra búsqueda.

El mercado actual está bajo el dominio aplastante de Android. Esto quiere decir que la mayoría de smartphones que encontraremos en el mercado tendrán Android en sus tripas. Apple aún comparte algo del pastel con sus iPhones que funcionan con el sistema operativo iOS (desarrollado por ellos claro está).

Existe otra minoría que engloba a los terminales Blackberry y los que ejecutan Windows Phone como su sistema operativo.

Android e iOS tienen la mayoría de aplicaciones que todo el mundo utiliza, esa es la razón por la cual dominan el mercado de teléfonos inteligentes (sobre todo Android). Llegados a este punto hemos de hablar brevemente sobre la experiencia de uso de cada sistema, porque a la larga lo agradeceremos.

 

Android

Como ya dije es el sistema operativo móvil estrella, se encuentra en la mayoría de teléfonos y tablets del mundo. Ha ido evolucionando con el paso de los años, tanto visualmente como en su funcionamiento y experiencia de uso.

La mayoría de terminales que encontramos hoy en día poseen Android en su versión 4.2 o superior. El funcionamiento de terminales Android  con una versión inferior a la 4.2 (Jelly Bean) es simplemente nefasto. Las antiguas versiones de este sistema operativo tenían muchos errores, quizá el más grave sea el de la mala gestión de recursos, esto hacía que el teléfono se quedara “colgado” muy frecuentemente, además de elevar el consumo de la batería. Afortunadamente esto se ha ido “solucionando” con cada nueva versión del sistema.

Si vas a comprar un teléfono con Android, bien sea nuevo o de segunda mano, no compres ninguno si no estás seguro que lleva Android 4.2 o superior, porque tendrás un teléfono que al poco tiempo empezará a darte fallos, a ponerse cada vez más lento y con el paso del tiempo ni si quiera las aplicaciones que más usas correrán ahí y si corren ten por seguro que no lo harán holgadamente como al principio.

Los desarrolladores han hecho un gran trabajo para tratar de solucionar algunos de estos problemas tan graves como la mala gestión de recursos del sistema. Pero desgraciadamente no tanto como esperábamos. Nos seguimos encontrando con un alto consumo de batería (comparado con otros sistemas operativos) y sigue haciendo falta un hardware descomunal para moverse por el teléfono con soltura. La mejora se nota si echamos la vista a atrás, en la evolución de los móviles Android.

Pasaron de tener procesadores de un sólo núcleo de poco más de 1Ghz y 256Mb de RAM a tener procesadores de 4 u 8 núcleos a frecuencias de 1.2Ghz o superiores, en conjunto con 1Gb, 2Gb de RAM o más. Desde hace no muchos años no hay saltos tan grandes en el hardware de los terminales. Esto es porque se ha optimizado un poco más y mejor Android. Por eso ahora se puede correr Android 6.0 en un terminal con el mismo hardware que uno que vino con Android 4.4 de fábrica.

Con la llegada de Android 5.1 Lollipop y actualmente con Android 6.0 Marshmallow las mejoras en rendimiento parcen ser notorias. En éste último cabe destacar la nueva función doze que mejora aparentemente la autonomía de la batería, permitiendo que nuestro dispositivo “descanse” en periodos de inactividad. Esta función es útil para aquellas personas que no hacen un uso exhaustivo de su smartphone.

Otro aspecto importante es el tema del malware. Android como es el sistema móvil más usado a nivel mundial, como ocurre en las plataformas de escritorio con Windows, los delincuentes se mueven como pez en el agua por él. Hay aplicaciones con permisos abusivos* en la propia PlayStore y otras que puedes descargar por internet que pueden contener malware.

* Entiendase permisos abusivos como más permisos de los que debería tener una apliación

Actualmente con Android 6.0 se ha mitigado el problema de las aplicaciones con permisos abusivos. Esto es porque el nuevo sistema operativo ofrece la capacidad de decidir qué permisos ejecuta una apliación. Si instalamos una apliación que nos pida más permisos de lo que debería, ésta no podrá ejecutar todas esas acciones. Podremos decidir cuáles de ellas se usarán. Esto a priori es muy bueno, pero lamentablemente la mayoría de los usuarios no sabrán si quiera que esto existe…

No todo son cosas malas, Android tiene una personalización perfecta. Puedes cambiar prácticamente de todo a tu gusto. En este aspecto el sistema operativo de Google gana por goleada.

Android como sistema operativo sigue dejando mucho que desear. Pero va en vías de mejorar y de hecho ha mejorado bastante. Con Android tendremos todas las aplicaciones que necesitamos, necesitaremos y más.

iOS

Es el principal competidor de Android, tiene una cuota de mercado mucho más baja, pero es el principal competidor. Este sistema operativo se monta única y exclusivamente en dispositivos Apple es decir, iPhones en teléfonos y iPads en tablets.

Es un sistema mucho más cerrado. No existen tantas opciones de desarrollo como en Android y también reduce considerablemente la presencia de malware. Apple revisa con más cuidado su AppStore. Es un sistema operativo mucho más simple visualmente pero atractivo. Se mueve con mucha más fluidez que Android en el mismo hardware y en hardware más modesto. El principal problema de iOS es la personalización, es prácticamente nula. Otro punto fuerte de iOS es la facilidad que tiene para “unificarse” con MacOS en los MacBook, iMac y demás dispositivos Apple. La sincronía entre dispositivos Apple es muy buena.

Es un buen sistema operativo, eso sí, sólo corre en dispositivos móviles de Apple.

Apple deja también obsoletos a algunos de sus dispositivos cuando saca un nuevo sistema operativo. Aunque no perdemos la capacidad de usar las aplicaciones como sí ocurre con terminales Android obsoletos. En el caso de los iPhones perdemos la actualización al nuevo sistema operativo con las novedades que eso conlleva.

Windows Phone

Tiene una cuota de mercado baja y desgraciadamente sigue bajando. No es tan popular como los descritos anteriormente y eso se nota. El sistema operativo para móviles de Microsoft a pesar de lo que se pueda creer es probablemente el mejor de todos en cuanto a gestión de recursos y sencillez.

Es un sistema operativo cerrado como el de Apple. Gestiona muy bien los recursos y comparado con Android la diferencia es abismal.

Windows Phone puede mover con soltura terminales con hardware mucho más bajo que el hardware actual en Android, estos pueden ser aparatos con 512Mb de RAM y procesadores de 1Ghz Dual Core. Es un sistema fácil de usar, no tan atractivo visualmente como iOS con el que también comparte el apartado de personalización, ambos sistemas no destacan precisamente por esto.

Al gestionar mejor los recursos conseguimos unas amplias autonomías de batería que normalmente rondan los 2 días (dependiendo del uso puede variar).

Al ser un sistema con una baja cuota de mercado y además ser restrictivo con el usuario la presencia de malware es nula. No existen “virus” para Windows Phone (todo lo contrario que en Windows de escritorio)

El principal inconveniente de este sistema es que no se desarrollan tantas aplicaciones como para Android e iOS. Cosa que echa a atrás a cualquier posible comprador. Todo depende de lo que usemos día a día, las principales aplicaciones como Whatsapp, Facebook, Twitter y demás sí están. Otro inconveniente es que sólo corre en terminales de Nokia o Microsoft, aunque algún fabricante chino lo ha incluido en sus terminales también.

Resumiendo este apartado

 

Podemos sacar conclusiones claras de cada uno, como siempre todo depende de los gustos del comprador y de lo que necesite.

Android destaca por su fuerte presencia en el mercado de las aplicaciones y su gran versatilidad para el desarrollo y la personalización, además de ir solucionando fallos poco a poco. Sus puntos débiles son los permisos abusivos de algunas aplicaciones, la presencia de malware y la mala gestión de recursos (aunque ha mejorado bastante).

Si hablamos de iOS, podemos destacar como puntos fuertes su simplicidad de uso, su aspecto atractivo, una buena gestión de recursos, una excelente sincronía con otros dispositivos Apple y la escasez o inexistencia de malware. Como puntos en contra encontramos que la personalización es prácticamente nula, es un sistema mucho más restrictivo al usuario y sólo corre en dispositivos móviles de Apple.

Windows Phone nos ofrece una experiencia cómoda al usuario, simple y funcional. Es un sistema que destaca principalmente por su excelente gestión de recursos que nos aporta entre otras cosas una mejora sustancial en la autonomía de batería. Como punto en contra tenemos la falta de diversidad de aplicaciones (aunque las principales están en la tienda) y que sólo corre en dispositivos Nokia o Microsoft principalmente.

 

Potencia

 

Una vez que sabemos qué nos ofrece cada sistema operativo, nos será muchísimo más fácil escoger nuestro móvil. Este apartado va dedicado sólamente a los terminales Android, ya que es prácticamente irrelevante en Windows Phone e iOS.

Si queremos que nuestro sistema vaya fluído el mayor tiempo posible tendremos que comprar un terminal potente. Para no gastarnos mucho dinero y conseguir un smartphone que se mueva decentemente debemos buscar alguno que tenga al menos 1Gb de RAM o más y un procesador al menos Quad Core (Cuatro Núcleos). Incluso muchos teléfonos chinos ya vienen con hardware de este tipo.

Un ejemplo de lo que digo es el Motorola Moto G de 3ªGeneración

 

Batería

 

La batería es otro aspecto importante a tratar. Debemos mirar los mAh de la batería, mientras más alto sea, mayor capacidad tiene. Recomiendo siempre comprar smartphones con batería extraíble para evitar futuros quebraderos de cabeza.

 

Pantalla

 

En cuanto a las pantallas sólo decir que depende de nuestro presupuesto, las pantallas 4k o 2k son las más caras. Lo mínimo para un smartphone decente es que monte una pantalla de 720p si es 1080p mejor. Otro aspecto que a veces se deja olvidado es el de los ángulos de visión. Si puedes probar el smartphone o verlo físicamente mejor, puesto que podrás ver la pantalla con tus propios ojos y tener una experiencia visual. Cuando estés frente a él no te limites a verlo desde ahí, prueba a mirarlo desde otros ángulos, sobre todo por los lados, si se ve medianamente bien es una buena pantalla, si no se ve nada o casi nada mirándolo desde otros ángulos la pantalla no es buena.

 

Precio

 

Puede haber otros puntos que tratar, como la cámara. Pero eso va ligado al presupuesto y las necesidades de cada uno. No es un requisito importante.

Los dispositivos más eficientes y baratos son los que montan Windows Phone como sistema operativo. Los puedes conseguir rondando los 100€ fácilmente y puede que incluso más baratos.

En la franja media de precios nos encontramos con los Android de gama baja, media-baja y media. Estos oscilan entre 100€ y 200€ euro arriba, euro abajo.

Los más caros son los Android de gama media-alta, alta y los iPhones. Los precios de estos terminales superan los 200€, algunos con soltura.

 

Resumiendo

 

Cada uno comprará su smartphone guiándose por sus propios criterios. El objetivo de este post es ayudar a la gente a elegir un buen teléfono y a no dejarse engañar. Seguramente puedas encontrar más recomendaciones por internet, mejor que sobre a que falte. Como se suele decir: “para gustos los colores”. Como siempre, más vale ser precavido con lo que hacemos, evaluar bien todas las posibilidades e informarnos todo lo posible.

En ocasiones, las opiniones de otras personas que ya hayan adquirido el terminal pueden ayudarnos muchísimo. Así que dejaré un enlace, donde además de ver las especificaciones técnicas y precios podremos ver opiniones de usuarios.

Pincha en la imagen para acceder

kimovil

 

jonagianv

jonagianv

Mi nombre es Jonathan. Soy el creador y administrador de gibytec.com, técnico superior en administración de sistemas informáticos en red.
jonagianv

Latest posts by jonagianv (see all)

 

 

Comparte esto: