Tiempo de lectura: 5 minutos

Cuando se quiere pero no se puede…

Hoy en día, con el auge del mundo gamer se han popularizado términos de nuestra jerga informática y se han llevado prácticamente al lenguaje cotidiano.

Quien más, quien menos, seguramente todos los que estamos involucrados en el mundo de la informática o los videojuegos hemos oído hablar del “cuello de botella” o “bottleneck“, pero… Realmente sabes qué significa esta expresión?

Hoy vamos a explicar de una forma sencilla y sin demasiado argot técnico el significado del “cuello de botella“.

¿Qué es el “cuello de botella”?

Es una expresión que deriva del inglés “bottleneck” que literalmente al traducirlo a nuestro idioma queda como “cuello de botella“.

En hardware se utiliza esta expresión cuando vemos que un componente está limitando todo el potencial de un equipo informático. Esto ocurre en determinadas tareas, sobre todo en aquellas que demandan muchos recursos al sistema, como los juegos por ejemplo.

Supongamos que tenemos una botella de cristal, vemos que la parte de abajo es más ancha (aquí está toda la potencia bruta de nuestro equipo). Al vaciarla, el contenido sale por la parte más angosta y estrecha (el cuello de la botella), es decir, cuando demandamos todos los recursos que se encuentran dentro de la botella, debemos esperar a que salgan por el cuello de la botella (evidentemente), pero tardará más o menos en salir, dependiendo de lo ancho o estrecho que este sea.


Ilustración del “cuello de botella”

En informática se utiliza esta analogía para explicar el “colapso” de un equipo informático ante determinadas tareas.

¿Cuando ocurre el “cuello de botella”?

Como ya hemos dicho anteriormente, el “cuello de botella” ocurre cuando tratamos de extraer todos los recursos de un sistema informático para una tarea determinada y vemos que el rendimiento se ve penalizado por algun/algunos componentes.

Realmente tenemos “cuello de botella” siempre, en todos los equipos informáticos. Pero y esto… ¿A que es debido?

Esto se debe a que algunos componentes son más lentos que otros, por ejemplo, todas las tareas que se ejecutan en un sistema se almacenan en la memoria RAM, ésta es rápida en comparación a las memorias flash, unidades de estado sólido y ni que decir de los discos duros tradicionales…. Sin embargo son lentas comparadas con la memoria caché que se incluye dentro de los procesadores, con lo cual ya tenemos un “cuello de botella” aquí.

Un programa que se está ejecutando, está temporalmente almacenado en la memoria RAM, pero su ubicación es el disco duro, de hecho todos los programas tienen que trabajar con datos del disco duro y como sabemos que estos son lentos en comparación con las memorias RAM, pues tenemos un “cuello de botellaMAYÚSCULO. Es por eso que un sistema informático se ve enormemente beneficiado cuando reemplazamos los discos duros tradicionales por unidades de estado sólido, siendo estás al menos 10 veces más rápidas.

Jerarquía de memoria

Digamos que este es un “cuello de botella” con el que convivimos día a día y no lo notamos, aunque con cada avance tecnológico logramos solventarlo poco a poco. Este fenómeno está presente siempre y es algo relativamente normal pero… Si esto es normal, entonces…

¿Por qué decimos que hay “cuello de botella” en los juegos por ejemplo?

Lo que ocurre aquí es exactamente lo mismo, pero a grandes rasgos y más fácil de detectar. Aquí hay que identificar al culpable, ya que un juego puede no tener un óptimo rendimiento por muchas causas, normalmente el culpable suele ser el procesador o la gráfica, aunque puede deberse a memoria RAM, disco duro o incluso (aunque cueste de creer) a la fuente de alimentación.

Cuando tenemos un equipo antiguo o de poca potencia y le añadimos un componente nuevo, como puede ser una tarjeta gráfica moderna, el resto del sistema está mermando las capacidades de esa gráfica, impidiendo así que desarrolle todo su potencial. Vamos a un ejemplo concreto, supongamos que tenemos la siguiente configuración:

ProcesadorIntel Core 2 Duo E8400 @ 3.00GHz
Memoria RAM8GB DDR2 800MHz
Disco Duro1TB SATA III
T.GráficaNvidia GeForce GTX 1060 3GB


Tenemos este equipo y queremos ejecutar un juego, por ejemplo fortnite. Vemos que cumplimos los requisitos en memoria RAM y gráficos, pero no en procesador. Aquí lo que ocurrirá es que ejecutaremos fortnite pero irá terriblemente mal. Podemos pensar que tenemos una tarjeta gráfica que va sobrada y realmente es así, solo que aquí el que está limitando a esa tarjeta gráfica es el procesador.


¿Cómo solventamos el “cuello de botella”?

Una vez detectamos el causante del artifício lo que haremos será remplazar el componente por otro de mayor potencia. En el ejemplo anterior nos habríamos equivocado comprando esa GTX 1060, puesto que aunque cambiásemos el procesador a un Core 2 Quad, todos le harían “cuello de botella” a esa gráfica. Podríamos intentar actualizar el procesador a un Core 2 Quad, ejecutaríamos fortnite decentemente ya, pero si los requisitos del juego son mayores seguiríamos teniendo el mismo problema y tendríamos que cambiar de plataforma.

Si tenemos un Core i7 con una Nvidia GT 730 pues tampoco podríamos ejecutar fortnite correctamente, aquí necesitaríamos cambiar la gráfica por una más potente. En definitiva, consiste en identificar qué componente está limitando al resto del sistema y si se puede, sustituirlo por uno de mayor potencia.


¿Cómo identificar el “cuello de botella”?

Hay casos donde es fácil de identificar, como en el ejemplo anterior. En ese caso, solamente con saber los componentes ya se sabe de antemano que habrá cuello de botella.

Para identificar quién le está haciendo “cuello de botella” a quién, tenemos que fijarnos en el porcentaje de uso de cada componente, por ejemplo utilizando el administrador de tareas o el MSI Afterburner. Si vemos que nuestro procesador ronda el 100% de uso y nuestra tarjeta gráfica está en un 50% o menos, el “cuello de botella” lo está haciendo el procesador, puesto que éste no da para más.

Si por el contrario viésemos que el procesador se mantiene entre un 30% y 50% pero la gráfica está al 100% y el juego va mal, quien está haciendo el “cuello de botella” es la tarjeta gráfica.

Intervienen otros factores como la resolución en la que se juega, a menor resolución más trabaja el procesador y menos la gráfica, aunque todo esto que estoy diciendo se aplica a una resolución normal hoy en día que es 1920 x 1080.

Aunque tengamos un equipo antiguo pero aún potente, podemos configurar manualmente el juego y obtener un rendimiento aceptable si sabemos cómo hacerlo.

Conclusión

En definitiva, cuando nos referimos al “cuello de botella” estamos diciendo que un componente está penalizando al resto del sistema ante una tarea determinada. Basta con identificar el componente en cuestión y sustituirlo, para ello debemos prestar atención a los porcentajes de uso de cada uno de ellos.

Aunque exista “cuello de botella” no significa que debamos cambiar el componente, aunque es recomendable, pero si el juego es “jugable” (+30 FPS) podemos tocar algunos parámetros para conseguir un mejor rendimiento y poder aprovechar todo lo que se pueda el equipo. Hasta finalmente cambiarlo y quedarnos con los componentes que todavía podamos aprovechar.

Puedes utilizar esta página para ayudarte a saber si tienes “cuello de botella” en tu equipo o para saber si los componentes que quieres para tu pc harán “cuello de botella” entre ellos. Aunque sólo a modo de orientación puesto que los resultados de este tipo de páginas a veces dejan mucho que desear y su fiabilidad se ha puesto en entredicho ultimamente.

Por supuesto si crees tener “cuello de botella“, no sabes cómo solucionarlo o quieres montar un equipo para juegos y dudas en cómo hacerlo, puedes ponerte en contacto conmigo a través del apartado de contacto de esta web.


Jonathan

Mi nombre es Jonathan, soy el desarrollador, administrador y redactor principal de este sitio web. Te doy la bienvenida al blog de gibytec.com. Espero aportar mi granito de arena a esta gran comunidad tecnológica de la que todos somos parte. Técnico Superior en Administración de Sistemas Informáticos en Red.
Comparte esto:

Centro de preferencias de privacidad

Necesario

Son cookies necesarias para el funcionamiento de la web. Sin ellas no podrías visualizar la web correctamente.

_wpss_h_,_wpss_P_,JCS_INENREF,JCS_INENTIM,PHPSESSID

Aviso

Son cookies propias de la web, concretamente de la tienda online. Se utilizan para ofrecerte los productos que has buscado recientemente, además de utilizarse en el proceso de compra. Sin ellas no podrías comprar en la web.

woocommerce_recently_viewed, woocommerce_cart_hash,woocommerce_items_in_cart,woocommerce_recently_viewed,wp_woocommerce_session_

Terceros

Utilizamos cookies de terceros, para garantizar una mejor experiencia de usuario en este sitio web. Para que puedas compartir artículos en tus redes sociales por ejemplo.

__cfduid,uvc,GPS,PREF,VISITOR_INFO1_,YSC,_ga,_gid
GPS,PREF,VISITOR_INFO1_,YSC
__cfduid,uvc

Other